“La vieja guardia” John Scalzi.

“Parte de lo que nos hace humanos es lo que significamos para otras personas, y lo que esas personas significan para nosotros”


Publicado en 2005, es el primer libro de una saga homónima compuesta por cuatro novelas que ha lanzado a la fama a este escritor. Antes de reseñar la novela que nos ocupa, os daré una pista: su autor, John Scalzi, ha sido presidente de la Asociación de Escritores de Ciencia Ficción y Fantasía de América (SFWA). Efectivamente, nos encontramos ante una novela de ciencia ficción muy bien escrita, se lee muy fácil, divierte y entretiene. ¿Qué más se puede pedir?

Parte de un argumento que a primera vista puede parecer sencillo pero que esconde mucho más. Cuando en la Tierra se cumplen setenta y cinco años, los ancianos que lo hayan solicitado (10 años antes) se enrolan en las FDC (Fuerzas de Defensa Coloniales) dejando atrás no sólo su planeta, sino toda su vida. A partir de ese momento, formarán parte de un ejército de soldados con nuevos cuerpos preparados para el combate : jóvenes, atléticos, fuertes… Aunque la vida en la Tierra transcurre sin casi complicaciones, en el Universo hay una guerra en la que diversas razas luchan por colonizar planetas habitables.

Es cierto que esta sinopsis puede sonar manida, pero desde luego que no hace justicia al libro. El protagonista, John Perry, logra que sonriamos ante situaciones complicadas con el uso de su humor. Las reflexiones que plantean los protagonistas son para comentarlas largo y tendido.

Me gustaría acabar la saga , así que quedan apuntados los otros tres títulos para próximas lecturas.

“Rebecca” Daphne du Maurier

Si pudiera inventarse algo -dije impulsivamente- para embotellar los recuerdos, como los perfumes… Para que no se disipasen, para que nunca pudieran ponerse rancios…Cuando quisiéramos, podríamos destapar el frasco y sería como vivir de nuevo el momento guardado.”

Publicado en 1938, esta novela comienza con la famosísima frase “Anoche soñé que volvía a Manderley…” y fue llevada a la gran pantalla de la mano de Hitchcock.

Es una novela de suspense, en la que se pueden diferenciar dos partes, la primera en la que se van desgranando de forma pausada los personajes ,y la segunda, mucho más trepidante (y de la que no hablaré para no destripar la novela) en la que se desenlazan varias historias.

La protagonista de la novela ni siquiera tiene nombre, es una joven que trabaja para la señora Van Hopper, y que conoce a Maximilian de Winter, un hombre que perdió recientemente a su esposa, Rebecca.

La sombra de Rebecca es un personaje más durante toda la novela, al igual que Manderley, la mansión de de Winter regida por un ama de llaves que se encargará de recordar a Rebecca y hacerle saber a la segunda señora de Winter, que no puede ocupar el vacío que dejó tras su muerte.

He leído muchas críticas acerca de lo lenta que es la primera parte y de la actitud que tiene la protagonista, supeditando su bienestar al de su marido, pero no hay que olvidar que la novela fue escrita en 1938 y hay que situarla en el contexto.

Para mí ha sido una gran novela, con grandes frases para analizar y descripciones que te hacían sentir los aromas del jardín de Manderley sin moverte de casa.

“El viajero sin propósito”. Charles Dickens

“Todas mis lecturas y todos mis sueños de infancia procedían de aquel lugar:¡era yo quien me los había llevado de allí con tanta ingenuidad y candor, y los había traído de vuelta tan gastados y deformados, enriquecidos por la sabiduría y empeorados por el tiempo”


Publicado en 1860, es el primer libro de este autor que leo ya que lo propusieron para mi siguiente sesión del club del lectura. Es fruto de algunas de las publicaciones del semanario que él mismo fundó desde 1860 y 1870. Como bien describe el título de la obra, en él se relatan viajes a diversos lugares sin otro fin que el interés personal, la vuelta a la infancia o exponer las injusticias sociales.

Lo que más me ha sorprendido es el buen uso de la ironía y del sentido del humor de Charles Dickens, ya que muestra un gran manejo de ambos. Las descripciones son precisas, y he disfrutado cómo maneja el planteamiento de sus pensamientos y sensaciones.

Al no ser una novela , sino una colección de relatos cortos, su lectura es rápida y amena.

Me ha dejado con ganas de leer más de él.

“La dependienta”. Sayaka Murata

“El mundo normal es un mundo muy exigente donde los cuerpos extraños son eliminados en silencio”

Publicada en 2016, esta novela escrita por Sayaka Murata fue ganadora del premio Akutagawa y nos plantea varias preguntas acerca de la sociedad en la que vivimos, entre ellas ¿qué es ser normal?, ¿es necesario ser útil a la sociedad?, ¿por qué estamos más tranquilos con los comportamientos de los demás si estos son comunes y socialmente establecidos?

He leído muchas críticas de esta novela, no todas positivas. Es cierto que hay que leerlo bajo el prisma de la sociedad japonesa, una sociedad basada en el colectivo, en el grupo que funciona como un engranaje para sacar el máximo beneficio de la sociedad (a todos los niveles familiar, laboral…) y si una pieza de ese engranaje falla, se le expulsa o bien se esconde para que no sea un distractor.

Entendiendo algo más la sociedad nipona, se comprende porqué la protagonista de la historia, Keiko Furukura, necesita algo que le haga ser normal a la vista de los demás, el mundo y las relaciones denominadas “normales” son un misterio para ella. Intenta imitar a los demás y encajar copiando y reaccionando como le dicen que lo haga. Lo que le lleva a mantener una vida más o menos normal.

En este sentido, Keiko tiene 36 años y trabaja por horas en un konbini, volviendo a la normalidad japonesa, que una mujer de esa edad no esté casada con hijos y no tenga un trabajo estable se considera un problema, un desajuste, que crea confusión en quienes le rodean.

He de decir que me ha encantado la historia y cómo está contada, con esa aparente sencillez costumbrista japonesa que plantea temas filosóficos y vitales. Al ser tan cortita se lee muy rápido, pero las preguntas que plantea quedan flotando en el aire por bastante tiempo.

“Línea de fuego”. Arturo Pérez-Reverte

“Es lo malo de estas guerras . Que oyes al enemigo llamar a su madre en el mismo idioma que tú”

Publicada en 2020, la última novela de Arturo Pérez- Reverte nos acerca a la batalla del Ebro, en julio de 1938. Si bien el contexto histórico es real, los personajes no lo son, pero conforman el imaginario de todos los hombres y mujeres que lucharon en aquella guerra contra sus propios vecinos, amigos e incluso familia.

La novela es trepidante, te sitúa en ambos bandos ofreciendo una visión más completa y en la que el lector no se siente empujado a posicionarse. Se pone de manifiesto lo que venimos observando desde hace tiempo en nuestros días, que mientras los políticos siguen idealizando esta guerra, tiñéndola de banderas y tergiversando los hechos para que el viento vaya a su favor, la realidad fue mucho más simple y dolorosa . Eran españoles a quienes dieron un arma y les lanzaron al frente con una diana en la cabeza, sin preguntar en la mayoría de los casos a quien votaba. Mientras los que estaban en la retaguardia ( de uno y otro bando ) debatían y hacían demagogia sin pisar el terreno de batalla.

La historia ofrece grandes momentos que el propio autor ha ido recogiendo de sus vivencias como periodista de guerra y de los protagonistas de la Guerra Civil, los que la vivieron en realidad. Algunas de ellas parecen inverosímiles pero son parecidas a las que me contaban mis abuelos que lucharon en ella.

Como siempre me pasa con las novelas de Arturo Pérez-Reverte, soy capaz de meterme tanto en la novela, que casi puedo sentir el miedo, oler el sudor, la pólvora y los muertos que se van sucediendo en estos diez días de dura batalla.

Muy recomendable, de hecho, debería ser de obligada lectura y posterior debate.

“Un tranvía llamado deseo”. Tennessee Williams

“…yo he dependido siempre de la bondad de los extraños”

Otra obra teatral tan conocida que casi no hace falta presentación. Fue publicada en 1947 y es considerada una de las obras maestras de este autor.

Si ayer comenté “El zoo de cristal” hoy es el turno de “un tranvía llamado deseo”, compuesta por once escenas, en las que nos muestran dos mundos diferentes, el de Stella y Stanley que viven en Nueva Orleans, y el de Blanche, hermana de Stella que va a vivir con ellos una temporada debido a que ha perdido la antigua plantación familiar.

Blanche y Stanley son dos dos contrapuntos de la obra. Ella una mujer fantasiosa, que adorna la realidad para huir de ella. Su cuñado, un tipo duro, un maltratador que hace lo que quiere y se sale siempre con la suya. Entre medias Stella, quien deberá elegir entre uno u otro.

El personaje de Blanche está tan perfectamente mostrado que pasas de tenerle tirria a sentir mucha compasión de ella. Descubres que le pesa su pasado tanto que ha decido pintarlo de colores para hacerlo más llevadero. Siempre sola y dependiendo de la bondad de los extraños porque no la encuentra en su familia.

Dura y desgarradora, una obra sublime.

“El zoo de cristal” Tennessee Williams

“No fui a la luna, fui mucho más lejos, porque el tiempo es la distancia más larga entre dos lugares”

Publicada en 1945 , esta obra teatral recibió la siguiente critica de Brookling Atkinson “ En el Zoo de cristal, nada sucede, salvo que una madre hace un esfuerzo, sin éxito, con el propósito de encontrar un pretendiente para su hija”.

Y, efectivamente, este es parte del argumento, pero como en un iceberg, sólo es la superficie. Tennessee Williams funde parte de su biografía en ella y nos muestra una familia sureña que está asfixiada en su mundo. La madre, Amanda, vive de sueños y del pasado. El hijo, Tom, está deseando salir de aquella vida y perseguir sus sueños. La hija, Laura, huyendo de la realidad y sumergiéndose en su pequeño zoo de cristal. El padre tan presente como ausente. Sin olvidarnos del Jim, el pretendiente para Laura en el que Amanda vuelca todas sus expectativas.

Es una obra que se lee fácil pero que deja cierta amargura con su monólogo final . Está escrita en siete actos y el escenario siempre es el piso de los Wingfield, creando una atmósfera que asfixia y retuerce. Tom es el narrador quien se dirige al espectador exponiendo que lo que vamos a ver son sus recuerdos y como tal, su versión.

Un lujo de obra que merece la pena leer.

“Las legiones malditas”. Santiago Posteguillo

“Todos terminamos siendo vulnerables alguna vez. Todos”

Segunda novela de la trilogía “Africanus”, continuación de “Africanus. El hijo del cónsul”, fue publicada en 2008 y comienza donde acaba la primera.

Escipión está madurando y se observa, en este volumen, cómo su personalidad se asienta. Los enemigos crecen por doquier y ahora más que nunca debe saber en quién confiar en su lucha en tierras africanas contra Aníbal. Pero como ocurría en la primera novela no se lo pondrá fácil, ni tampoco Quinto Fabio Máximo.

En esta novela se aprecia una evolución de todos los personajes y de la historia. Desde mi punto de vista es bastante más amena que la anterior y se lee fácilmente.

Sin contar mucho más de la historia por si aún no has leído la primera, decir que estoy deseando echarle el guante a la tercera parte.

“Subnormal”. Iñaki Zubizarreta

“¡Basta ya! Trátame con respeto!”

Me dejaron este cómic hace poco y me lo leí del tirón, no podía despegar los ojos de las páginas y desde luego sigue resonando dentro de mí.

Publicado este año, se podría decir que es un cómic sobre el acoso escolar, pero eso es tan habitual que no sé hasta que punto tenemos conciencia de lo que puede estar ocurriendo en los colegios, institutos… Efectivamente, trata sobre el acoso pero en primera persona, ya que es la historia del jugador de baloncesto Iñaki Zubizarreta quien estuvo a punto de quitarse la vida por el bullying sufrido.

Se podría decir también que es una historia de superación, otro concepto tan usado que ha perdido todo el valor. Pero es algo más, es una historia de un adolescente que lo pasa tremendamente mal, tanto que no puede pedir ayuda. De una familia que sufre sin saber cómo salvar a su propio hijo. De unos niñatos que se creen muy graciosos dominado al otro, humillándolo, vejándolo. De unos cómplices que con su silencio y sus risas son igualmente culpables, incluyendo al instituto quien a pesar de saber qué es lo que ocurre (la profesora participa activamente del acoso) calla y no hace nada por ayudar a ese chico cabizbajo.

El título es tan impactante como el cómic en sí, un insulto que persigue a Iñaki (lo digo en presente) porque estoy convencida que aún resuena en su cabeza. Con una actitud resiliente por bandera, Iñaki llegó a ser jugador de baloncesto profesional y en estos momentos, se dedica a dar charlas para concienciar de los peligros del acoso escolar.

Un cómic que hay que leer, que hay que recomendar y que debe servir para decir, tal y como expresa su autor ¡BASTA YA!

“Le llamé corbata”. Milena Michiko Flašar.

“Encontrarse con alguien significa implicarse. Quedar anudado a un hilo invisible. De ser humano a ser humano. Nada más que hilos. En todas direcciones. Encontrarse con alguien hace que te conviertas en parte del tejido; precisamente esto era lo que trataba de evitar”

Esta novela ha pasado a formar parte de mis novelas favoritas, sin duda la releeré hasta que me la aprenda de memoria. Sólo el hecho de intentar elegir una frase para abrir esta entrada ha sido una tarea complicada porque tiene tantas y tan bellas…

Fue publicado en 2015 y no había oído nada de él hasta hace poco, buscando libros para leer me llamó la atención el título y lo anoté sin dudar. La historia habla de grandes y pequeñas cosas a través de dos personajes que aunque a priori no se parezca, quedan unidos por ese hilo al implicarse uno con el otro. En unos bancos de un parque se encuentran un hikikomori (joven japonés de unos veinte años que se ha recluido en su habitación desde hace años) y un hombre mayor, un oficinista que pasa las mañanas sentado en frente.

Ambos sostienen pesadas cargas a sus espaldas que la autora va desgranando de tal forma, que hasta las acciones más cotidianas pasan a ser protagonistas de ambas historias. Las descripciones de los sentimientos y el estilo con el que está escrito facilitan la lectura y caen que el libro eche raíces en lo más profundo de tí.

No sólo lo recomendaría, te animo a que lo leas y comentes qué te ha parecido.