“ Los pilares de la tierra”. Ken Follet.

Pero  la gente había sido adoctrinada por la Iglesia hasta tal punto que su reacción automática ante algo sagrado era la de dar dinero.

Fue publicada en 1989 y supuso un éxito de ventas de éste autor que procedía del suspense y thriller. “Los pilares de la tierra” nos traslada a la Edad Media, y nos presenta a Tom un abañil que abandona a su hijo recién nacido en el bosque al morir su esposa durante el parto, y arrepentido va a búsqueda del pequeño para criarle.

Cuando regresa descubre que el bebé no está y le informan que se lo ha llevado un sacerdote. Así se cruzan ls historias de Philip, un bondadoso monje, y Tom.

La historia va creciendo de forma paralela a la construcción de una catedral en la que participará Tom.

Un libro de más de mil páginas con una prosa ligera y fácil de leer.

Perfecta para el verano.

Anuncios

“El juego de Gerald” . Stephen King.

“Es extraño las cosas que una recuerda cuando cree que le ha llegado la hora de morir, ¿verdad? ”

Stephen King publica esta novela en 1992, con una trama angustiosa que dan ganas de echar un vistazo a las páginas del final para ver cómo acaba (pero claro es Stephen King, tampoco íbamos a entender mucho).

Gerald y Jessie son un matrimonio que van a su casa aislada del bosque para intentar reavivar la llama de la pasión y para ello Gerald propone un juego, atar a Jessie a la cama con unas esposas. Justo en pleno juego sexual Gerald sufre un infarto y muere.

Así, Jessie queda esposada con su marido muerto al lado, sin nadie que la pueda socorrer (ni oír sus gritos), con sus recuerdos que van y vienen, sin comida ni bebida y con una extraña y macabra presencia en la habitación.

Un libro que te pondrá nervioso.

“Kafka en la orilla”. Haruki Murakami

“Y cuando la tormenta de arena haya pasado, tú no comprenderás cómo has logrado cruzarla con vida. ¡No! Ni siquiera estarás seguro de que la tormenta haya cesado de verdad. Pero una cosa sí quedará clara. Y es que la persona que surja de la tormenta no será la misma persona que penetró en ella”

Uno de mis libros favoritos de Haruki Murakami, que se publica en 2002. La trama, como muchas de Murakami, nos presenta dos historias diferentes pero relacionadas entre sí, que se van alternando entre los capítulos.

Por un lado, nos encontramos con Kafka, un joven que al cumplir los quince años, se va de casa de su padre, quien desea que siga sus mismos pasos. Kafka Tamura es un joven que se siente vacío, cuya madre y hermana les abandonó cuando él era muy pequeño y de las que no tiene apenas recuerdos. Así, se prepara una mochila y huye a un lugar cálido, en el que espera no llamar la atención. Y en el que se encontrará con personas que cambiarán su vida de forma radical, como la joven Sakura o la señora Saeki.

La otra historia que nos presenta Murakami, es la del señor Nakata, un hombre que sufrió un accidente y que le dejó limitado a nivel cognición pero con una capacidad extraordinaria, el poder de hablar con los gatos.

La novela no es sencilla de leer, es de las que adoras u odias. En mi caso me encantó.

“Las uvas de la ira”. John Steinbeck.

¿Cómo podremos vivir sin nuestras vidas? ¿Cómo sabremos que somos nosotros si no tenemos pasado?

Publicada en 1939, nos sitúa en 1930,tras el crack del 29, la Gran Depresión invade Estados Unidos de mísera y pobreza. En la novela, tras la salida de la cárcel de Tom por cometer homicidio, la familia Joad comienza un viaje a través de la ruta 66 desde Oklahoma hasta California. Buscando trabajo y mejor vida, lo único que se encuentran es lo mismo que quieren dejar atrás.

Una crítica social y una visión de la emigración desde el punto de vista de una familia que no sólo ve cómo se desmorona la sociedad sino también ellos mismos.

Un clásico que causó gran polémica en la echa de su publicación.

“”Un habitación propia”. Virginia Woolf.

No hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”.

Publicado en 1929, este ensayo fue el resultado de una serie de conferencias realizadas en 1928 y para el que crea una narradora ficticia y un lugar igualmente ficticio. Y es a través de ese yo (“llamadme Mary Beton, Mery Steon, Mary Carichael o con el nombre que más os guste, pues es cosa sin importancia”…) nos traslada a sus pensamientos a la orilla del río.

A través de este inicio tan poético, Virginia Woolf nos remite a los sitios a los que las mujeres no tienen permiso para entrar, a la educación a la que no han podido acceder, a las barreras a las que se tienen que enfrentar (las barreras masculinas),a la pobreza material y simbólica a la que se les condena…

Una obra calificada un debería ser leída y releída, y sería bueno que las nuevas generaciones la conociera.

“Diez negritos”. Agatha Christie.

“La sola palabra isla tiene la virtud mágica de evocar en nuestro espíritu toda suerte de fantasías, pues al llegar se pierde el contacto con el mundo. ¡Una isla representa ella sola un mundo! ¡Un mundo de donde, a veces, no se vuelve jamás!”

Se publica en 1939 y con el tiempo se cambió el título por “Y no quedó ninguno”. Cuando yo lo leí aún conservaba su título original y es el que traigo hoy, y que se basa en una canción infantil :

Diez negritos se fueron a cenar;
uno se asfixió y quedaron nueve.

Nueve negritos estuvieron despiertos hasta muy tarde;
uno se quedó dormido y entonces quedaron ocho.

Ocho negritos viajaron por Devon;
uno dijo que se quedaría allí y quedaron siete.

Siete negritos cortaron leña;
uno se cortó en dos y quedaron seis.

Seis negritos jugaron con una colmena;
una abeja picó a uno de ellos y quedaron cinco.

Cinco negritos estudiaron Derecho;
uno se hizo magistrado y quedaron cuatro.

Cuatro negritos fueron al mar;
un arenque rojo se tragó a uno y quedaron tres.

Tres negritos pasearon por el zoo;
un gran oso atacó a uno y quedaron dos.

Dos negritos se sentaron al sol;
uno de ellos se tostó y solo quedó uno.

Un negrito quedó solo;
se ahorcó y no quedó… ¡ninguno!

La novela se ambienta en Devon (como se menciona en la canción) en La isla del negro, cuyo dueño es una persona misteriosa que asesina gente de la forma más diversa. Entre estas formas, está obsesionado con asesinar de la misma forma que habla la canción infantil.

Así invita a diez personas a la isla quienes habían cometido algún asesinato en el pasado y que no tuvieron consecuencias. Durante su estancia en la isla comienzan a ser asesinadas como en la canción.

Una obra genial de la genial Agatha Christie.

“La náusea”. Jean Paul Sartre.

“Los que viven en sociedad han aprendido a mirarse en los espejos, tal como los ven sus amigos.”

Primera novela filosófica publicada en 1938 una e las representantes del existencialismo, que pone de manifiesto el vacío existencia (la náusea) que se siente al no comprender nada, no sentir nada…

A través del diario de Roquentin, que escribe de forma minuciosa. Roquentin es un hombre de unos treinta años,soltero y quien ha dejado su empleo en indochina ya que estaba cansado de viajar. Así se instala en Bouville y vive de las rentas mientras trabaja en las memorias del Marqués de Rollebon.

Otros personajes que aparecen en la obra son Anny actriz de la misma edad que Roquentin, a la que le mantiene un otro hombre y que es amante de nuestro protagonista, o el Autodidacto, su amigo, quien estudia por orden alfabético los libros de la Biblioteca pero que resulta ser un pederasta.

Una novela que nos transmite la náusea del protagonistas y que para mi es una joya filosófica .